La UE acusa a Apple de violar las leyes de competencia por pagos sin contacto

La Comisión Europea acusó a Apple de abusar de su posición en el mercado de pagos con teléfonos inteligentes sin contacto.

En un hallazgo preliminar, dijo que la compañía estadounidense podría haber violado la ley de competencia al impedir que los rivales accedieran a su tecnología «tocar y listo».

Apple niega las acusaciones y se ha comprometido a cooperar con la Comisión.

Si se confirman las acusaciones, podría recibir una multa de hasta el 10% de su facturación global de $ 36,6 mil millones (£ 29,2 mil millones) según sus ingresos del año pasado.

«Tenemos indicios de que Apple ha restringido el acceso de terceros a la tecnología clave necesaria para desarrollar soluciones de billetera móvil rivales en dispositivos Apple», dijo la vicepresidenta de la UE, Margrethe Vestager, en un comunicado.

«Descubrimos tentativamente que Apple puede haber restringido la competencia a favor de su propia solución Apple Pay», dijo el funcionario de la UE responsable de la política de competencia.

Menos innovación = menos opciones

De acuerdo a a la Comisión, este comportamiento de Apple tiene un «efecto exclusivo» en los competidores y «conduce a menos innovación y menos opciones para los consumidores de billeteras móviles en iPhones».

En respuesta, el gigante tecnológico dijo que su sistema de pago era solo una de las muchas opciones disponibles para los consumidores europeos.

Agregó que había «garantizado la igualdad de acceso» a la tecnología de pago móvil, al tiempo que «establecía estándares líderes en la industria» para la integridad y la seguridad.

«Diseñamos Apple Pay para proporcionar una forma fácil y segura para que los usuarios presenten digitalmente sus tarjetas de débito existentes y para que los bancos y otras instituciones financieras ofrezcan pagos sin contacto a sus clientes», dijo la compañía en un comunicado.

«Seguiremos trabajando con la Comisión para garantizar que los consumidores europeos tengan acceso a la opción de pago que elijan en un entorno seguro y protegido».

Sin embargo, los reguladores antimonopolio de la UE dijeron que su investigación no había encontrado «ninguna evidencia» que apuntara a un diseño más abierto que plantee un «mayor riesgo de seguridad».

“Por el contrario, la evidencia en nuestro archivo indica que el comportamiento de Apple no puede justificarse por preocupaciones de seguridad”, dijo Vestager.

La Comisión también acusó a Apple de prácticas anticompetitivas que se remontan a 2015, cuando lanzó Apple Pay.

Más de 2.500 bancos en Europa utilizan Apple Pay y los teléfonos inteligentes de Apple representan alrededor de un tercio del mercado europeo. El próximo año, la UE planea implementar nuevas reglas para las empresas de tecnología, detalladas en su Ley de Mercados Digitales.

Los reguladores de la UE también demandaron a Apple el año pasado, acusando a la compañía de distorsionar la competencia en los mercados de transmisión de música después de que su rival Spotify presentara una queja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.