Los mercadillos navideños con más encanto de Europa

Contenido

Contador de 60 segundos
Redirigiendo en 60 segundos...

La Navidad ya está aquí y con ella llegan los tradicionales mercadillos navideños. Las plazas de ciudades y pueblos de media Europa se llenan de puestos donde comprar figuritas con las que adornar el Belén, las ramas del árbol y toda la casa si así se desea. También se pueden degustar especialidades propias del momento como dulces y vino caliente especiado y comprar objetos artesanales para hacer regalos más especiales. En algunos hay hasta talleres con temática navideña.

Los mercadillos navideños con más encanto de EuropaiStock

A pesar del frío y en muchos casos de la nieve, el ambiente es cálido bajo el influjo de las luces, la decoración, los villancicos y el aroma a castañas asadas y chocolate caliente. De hecho, se cree que el origen de los mercadillos navideños está en el siglo XVI cuando se crearon con la idea de tener un espacio acogedor en el que reunirse cuando llegaba el invierno, el frío y la oscuridad.

El centro de Europa y especialmente Alemania albergan los mercadillos navideños con más encanto. Ir a ellos es casi tan mágico como encontrarse dentro de un cuento de Navidad. Buena culpa de esto la tienen las plazas monumentales donde se sitúan y es que los edificios presentes en ella tienen, por sí solos, una belleza sublime. Si a eso sumamos las luces, los puestos de madera, los bonitos adornos y hasta las norias, tenemos el combo ideal para todo fan de la Navidad que se precie.

Muchos mercadillos navideños europeos abren a mediados de noviembre y cierran sus puertas a finales de diciembre. Otros, sin embargo, se pueden visitar hasta principios de enero. ¿Te animas a hacerles una visita?


Source link

Deja un comentario

WhatsApp