Dúo estonio acusado de fraude de criptomonedas por USD 575 millones

Dúo estonio acusado de fraude de criptomonedas por USD 575 millones

imágenes falsas

La policía de Estonia arrestó a dos hombres sospechosos de ejecutar una estafa de criptomonedas de $ 575 millones (£ 485 millones) que involucró a cientos de miles de víctimas.

La policía estonia investigó el caso con el FBI y las autoridades estadounidenses quieren extraditar a la pareja: los estonios Sergei Potapenko e Ivan Turogin.

Los dos hombres de 37 años supuestamente hicieron que la gente invirtiera en un servicio de minería de criptomonedas llamado HashFlare y en un banco virtual falso llamado Polybius.

Se ha emitido una acusación estadounidense.

A declaración del Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DoJ) dice que la pareja está acusada de fraude electrónico y conspiración para cometer lavado de dinero, delitos punibles con hasta 20 años de prisión.

Los acusados ​​fueron llevados ante la justicia en la capital de Estonia, Tallin, y están bajo custodia en espera de su extradición a Estados Unidos, dice el comunicado.

No hubo comentarios inmediatos de sus representantes.

Al proporcionar detalles del presunto esquema, el Departamento de Justicia dice que las dos víctimas defraudaron al ofrecerles la oportunidad de comprar la operación de minería de criptomonedas de HashFlare.

La criptominería utiliza computadoras para generar monedas virtuales con fines de lucro, un proceso que consume cantidades significativas de potencia informática.

Se dice que los clientes de todo el mundo compraron más de 500 millones de dólares en contratos de HashFlare entre 2015 y 2019. Pero la operación supuestamente sobreestimó su capacidad.

El Departamento de Justicia alega que a las víctimas también se les prometieron dividendos si invertían en Polybius, un banco virtual que Potapenko y Turogin dijeron que habían iniciado.

Se dice que los demandados recaudaron $ 25 millones de esta manera, pero nunca se formó ningún banco.

Usaron compañías ficticias para lavar ganancias criminales y compraron al menos 75 propiedades y autos de lujo, dijo el Departamento de Justicia.

Oskar Gross, de la agencia de policía contra delitos cibernéticos de Estonia, describió la investigación conjunta, que involucró a 100 personas, incluidas 15 del lado estadounidense, como «larga y exhaustiva».

Fue «uno de los mayores casos de fraude que hemos tenido en Estonia», dijo el lunes, citado por la agencia de noticias estonia ERR.

Las autoridades del país también advirtieron que la tecnología había «ampliado el riesgo de fraude».

El caso llega en un momento de mayor nerviosismo en el mercado de criptomonedas, luego del colapso del segundo intercambio de criptomonedas más grande del mundo, FTX.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *